Archivo del Autor: todocrem

CÓMO CUIDARTE A LOS 40 AÑOS

A los 40 el colágeno, la elastina… que hasta ahora aseguraban una piel firme y sin arrugas empiezan a escasear. Se debilitan los tejidos de soporte, y la piel va perdiendo firmeza y elasticidad; El resultado es una flacidez cada vez más acusada. En esta década aparecen las arrugas en la frente, comienza a notarse la ondulación de la línea mandibular y aparecen arrugas en la región perioral. Sigue leyendo

CUIDADOS NECESARIOS A LOS 30 AÑOS

En la treintena el rostro ya ha sufrido los estragos de hábitos como el tabaco y, sobre todo, del exceso de sol, y es ahora cuando empiezan a manifestarse.

A partir de los 35 las células ralentizan sus funciones y si no te cuidas ahora, lo notarás en la próxima década. A esta edad, la piel empieza a mostrarse más seca y frágil, mientras disminuye la producción de colágeno. La consecuencia: se deshidrata antes y comienzan a aparecer las primeras arrugas. Sigue leyendo

CUIDADOS A LOS 20 AÑOS: LOS CUIDADOS DE LA PIEL JOVEN

A los 20 años, la piel se establece, y el cuidado que le des en esta etapa será determinante para el aspecto de tu piel en el futuro. Aunque aún no sean muy perceptibles, las arrugas finas comienzan a desarrollarse, por lo que hay que tomar las primeras medidas y establecer una rutina de cuidados diarios. Sigue leyendo

TIPOS DE MASCARILLAS FACIALES

Todas las mascarillas actúan por oclusión. Unas, en forma de tisú impregnado en activos, que se coloca sobre el rostro y cuello y se deja actuar. Otras, aplicando una capa generosa de producto, y dejando actuar igualmente. Incluso hay cremas que, si están bien formuladas para esta posibilidad, pueden aplicarse en forma de mascarilla esperando hasta la total absorción del producto, pero además, según su textura, pueden clasificarse de forma general en: Sigue leyendo

CÓMO AFECTA TU ESTADO DE ÁNIMO A TU PIEL

La piel revela más de lo que parece de tu estado de ánimo; la piel refleja las emociones, porque sus células son controladas por el sistema nervioso cutáneo.
Y es que entre la piel y el cerebro existe una relación muy estrecha debido a que están unidos por millones de conexiones nerviosas, siendo la piel uno de los órganos con más receptores nerviosos. Sigue leyendo