CUIDADOS NECESARIOS A LOS 30 AÑOS

En la treintena el rostro ya ha sufrido los estragos de hábitos como el tabaco y, sobre todo, del exceso de sol, y es ahora cuando empiezan a manifestarse.

A partir de los 35 las células ralentizan sus funciones y si no te cuidas ahora, lo notarás en la próxima década. A esta edad, la piel empieza a mostrarse más seca y frágil, mientras disminuye la producción de colágeno. La consecuencia: se deshidrata antes y comienzan a aparecer las primeras arrugas.

La piel puede aparecer congestionada, las líneas de expresión empiezan a marcarse (patas de gallo, arruguitas en la frente…). Si además fumas, presta atención alrededor de la boca, ya que es frecuente que comiencen a aparecer arrugas en esa zona. También ahora tienen lugar los cambios de pigmentación, debido a la exposición solar y/o los anticonceptivos orales.

Por otro lado, deberías comenzar a cuidar tu cuerpo, hayas tenido embarazos o no, ya tu metabolismo empieza a ralentizarse. Te resultarán muy útiles los cuidados corporales reafirmantes y de hidratación profunda.

Es el momento de brindarte cuidados más profundos, en especial con tratamientos que vayan dirigidos a combatir los primeros síntomas de flacidez, tanto facial como corporal.

RENUEVA TUS COSMÉTICOS

Las necesidades de tu piel han cambiado y ahora requiere productos específicos que la nutran en profundidad. Seguramente sea hora de cambiar tu hidratante habitual por otra de un aspecto más amplio, que te ayude a prevenir la aparición de arrugas y aporte a tu piel el colágeno que ha comenzado a perder con el paso de los años. Así mantendrás la elasticidad de tu piel y conseguirás que parezca joven mucho más tiempo.
Y dentro de esa selección de productos ahora más específicos,también se incluyen los que forman parte de tu rutina de higiene diaria.

TU RUTINA DE BELLEZA

– LIMPIEZA

El cansancio, el estrés y la polución te restan luminosidad y empiezan a aparecer las primeras arrugas. Necesitas extremar la limpieza de tu cutis de manera diaria y añadirle una exfoliación semanal si la piel es grasa, y una cada quince días si es mixta. La exfoliación es la clave para la renovación de la piel.

– TRATAMIENTO DIURNO

Elige cremas antiedad que contengan vitaminas antioxidantes como la A, la E o la C, esta última imprescindible en la formación de colágeno, proteína que mantiene la piel tersa.
Y uses las cremas que uses, es muy importante que la de día contenga protección solar, ya que el sol envejece muchísimo la piel y es necesario protegerla de los rayos ultravioletas.

– CREMA DE NOCHE: IMPRESCINDIBLE

Los 30 es una buena edad para empezar a incorporar las cremas de noche. Para completar el tratamiento, ponte antes un sérum, que potenciará los activos de la crema.

Por otro lado, si tienes el cutis algo graso, elige texturas fluidas. Renovarás la piel pero, a la vez, permitirás que respire. El estrés, la contaminación o los cambios hormonales también pueden provocar grasa en la piel de mujeres adultas. La limpieza cobra entonces más importancia aún, pues los poros constantemente segregan grasa que debe ser retirada para no obstruirlos. A estas pieles les resultan útil una mascarilla purificantes una vez por semana, concentrándose en la zona T.

ZONAS DELICADAS

– En la treintena es muy importante cuidar tus ojos de forma especial, ya que la piel que los rodea es muy frágil y, por lo tanto, sensible a las patas de gallo, pequeñas arrugas, bolsas y ojeras. Para evitar su aparición o disminuir su visibilidad si ya las tienes, usa un contorno de ojos diariamente, ya que el exceso de gesticulación empieza a hacer mella en esta zona. A la hora de aplicarlo, nunca arrastres los dedos. Sencillamente dale toquecitos con el dedo anular.

Tanto el párpado superior e inferior como la zona del labio superior (o “código de barras”), son áreas muy delicadas debido a que en ellas la piel es muy fina. Haz especial hincapié en su cuidado.

CONTORNO DE OJOS. Cuida la zona más fina y frágil del rostro: VER EN TIENDA

– Cuello y escote: Dales exactamente los mismos cuidados que a tu rostro. Puedes invertir en una crema específica o utilizar la antiedad que utilizas para el rostro. Deja que penetre 10 minutos antes de vestirte.

– Manos. Para un perfecto cuidado, además de hidratarlas aplícales fotoprotector antes de salir de casa.

CUIDADO CORPORAL

Tu cuerpo sufre una pérdida de elasticidad que comienza a ser notoria ahora. La regeneración celular se ralentiza, iniciándose de forma paulatina el envejecimiento natural y la pérdida de calidad cutánea. Además, la flacidez puede agravarse por otros factores como cambios hormonales o de peso, obesidad, embarazos, falta de descanso…

Junto, o alternándolos con tu hidratante corporal diaria, utiliza productos que tonifiquen y reafirmen, con principios activos que mejoren el tono de la piel, fortalezcan las fibras de sostén y estimulen la renovación celular.

SUEÑO REPARADOR

El sueño es una auténtica cura de belleza. Aunque en ocasiones es difícil por el trabajo y los horarios que te imponen las tareas cotidianas, intenta dormir siempre 8 horas diarias. Tu piel te lo agradecerá.

VER Post CÓMO REPERCUTE EL SUEÑO EN LA PIEL

MEJORA TU DIETA

Aunque alimentarse de forma sana y equilibrada es imprescindible a todas las edades, ten en cuenta que lo que comes afecta no solo a tu organismo, sino también al aspecto de tu piel; come mucha fruta fresca, verduras, legumbres, pescado y carnes blancas y evita la bollería y el exceso de sal.

MENOS TABACO Y SOL Y MÁS DEPORTE

El tabaco y el exceso de sol dañan las fibras de colágeno y elastina, lo que a la larga provocará flacidez. Es el momento de restringir los baños de sol o, al menos, hacerlos en los tiempos recomendados y con la protección adecuada. Y proponte rutinas diarias de ejercicio, te lo agradecerá tu cuerpo y también tu salud.

todocremas.com

Deja un comentario