PROTEGE TU CABELLO EN VERANO

El cabello también necesita protección solar. En la playa y piscina el pelo resulta uno de los mayores perjudicados.
Al igual que la piel, el cabello sufre desgaste a causa de la radiación solar, a la que se suman la acción del viento, la arena, el agua del mar o la piscina…

Durante el verano, nuestro cabello queda expuesto a innumerables factores medioambientales:
– Sol. El sol emite, entre otras, radiaciones UVA o ultravioleta de tipo A. Esta oxida los lípidos que protegen la fibra y mantienen cohesionada la cutícula, la fragiliza al destruir sus proteínas y degrada los pigmentos, haciendo que el color sufra alteraciones y se apague.
– Agua. Desestructura la capa hidrolipídica, lo que favorece la pérdida de humedad. Como penetra en el interior del cabello, también tiene la facultad de arrastrar fuera los pigmentos de los cabellos coloreados.
– Sal, cal y cloro. El efecto de la sal y la cal es nefasto, ya que abren y resecan la cutícula y deterioran la estructura interna. Al cloro, además, se le atribuye el color verde que toman los cabellos claros (aunque, en realidad, los causantes son los alguicidas a base de cobre).
– Calor, viento y arena. Los dos primeros, al favorecer la evaporación, ejercen una acción desecante sobre el cabello. El viento también lo enreda, lo que luego puede ocasionar roturas. En cuanto a la arena, absorbe la humedad, araña y erosiona la fibra capilar.

Como resultado surgen diversas alteraciones: deshidratación, fragilidad e incluso cambios en el color. Utilizar un producto cosmético para el cabello con protección impide que las agresiones alcancen la fibra y un producto reparador garantiza que esté fuerte y flexible.

No todos los cabellos reaccionan igual ante el sol; Un pelo fuerte e hidratado como mucho sufrirá una leve sequedad. Sin embargo, otros son más vulnerables. Los cabellos finos, por ejemplo, se vuelven quebradizos con facilidad, al igual que los secos y crespos, que necesitarán cuidados para no perder su brillo y suavidad. Los cabellos claros también son sensibles al sol y sufren alteraciones del color.
Todos los cabellos necesitan protección, pero en especial los cabellos teñidos. Por una parte, su cutícula es más seca y porosa y protege peor; por otra, los pigmentos artificiales son frágiles, lo que ocasiona pérdida de color.

En definitiva, es necesario cuidar la protección del cabello, y nutrirlo para que la cutícula se mantenga lisa y cerrada.

ACEITE CAPILAR SAÚCO
. Excelente reparador para cabellos deshidratados o castigados por agresiones externas como tintes, permanentes, cloro, etc. Muy indicado como protector capilar en la playa o en la piscina. Para un tratamiento intensivo. Aporta suavidad, sella las puntas y protege el cabello. Elaborado en base a aceites vegetales naturales, sin siliconas: VER EN TIENDA
MODO DE EMPLEO:
Como mascarilla capilar: En cabellos muy estropeados aplicar por todo el cabello, dejarlo 30 minutos y después lavarlo, para una mayor hidratación y nutrición.
Como acondicionador: Aplicar una pequeña cantidad (dependiendo de la largura), sobre todo en las puntas, tras lavarlo. No retirar el aceite.
Para un tratamiento intensivo: Aporta suavidad, sella las puntas y protege el cabello de las agresiones externas.

VER Post REPARA EL CABELLO EN VERANO

todocremas.com

Deja un comentario