ACEITE DE PEPITA DE UVA: EMOLIENTE Y EQUILIBRANTE

El aceite vegetal de pepita de uva se obtiene mediante el prensado en frío de las semillas o pepitas del fruto de la vid (Vitis vinifera) o lo que es lo mismo, la uva.
Se trata, sin duda, de un aceite muy efectivo para el cuidado de la piel, ya que sus propiedades ayudan a mantenerla saludable y radiante.

Respecto a su composición es muy rico en ácidos grasos (especialmente oleico y linoleico) vitamina E y vitamina C.

Ayuda a la regulación del equilibrio natural de la piel, por lo que resulta especialmente beneficioso en las pieles más grasas o secas de lo normal. Tiene propiedades astringentes que tonifican y alisan las pieles con impurezas o acné.
Es ideal también para tratar pieles dañadas o debilitadas, ya que regenera y reestructura los tejidos dañados.
Se trata de un aceite extremadamente emoliente, suaviza y calma la piel ayudando al reequilibrio de la humedad cutánea.
Sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias ayudan a hidratar y regenerar los tejidos de la piel. Es recomendable para tratar enfermedades como psoriasis y eccemas.
Actúa frente a los efectos perjudiciales de agresiones externas como los rayos UVA y ayuda a combatir el envejecimiento.
Dadas sus cualidades resulta muy provechoso, por ejemplo, tras el afeitado o para el cuidado de las manos. También se puede utilizar para combatir de manera natural las ojeras, y las arruguitas que se producen alrededor de los ojos o la boca.
El aceite de pepita de uva aporta mucha luminosidad al cutis. Lo ilumina y humecta previniendo problemas como arrugas y líneas de expresión, nutre la piel haciendo que luzca tersa, suave y brillante.

También resulta muy eficaz para combatir las estrías, ya que ayuda a aumentar la elasticidad de la piel. Además, ayuda a combatir la celulitis, ya que mejora la circulación. Puedes utilizarlo aplicando unas gotas y masajeando después la zona a tratar, siempre sobre la piel limpia, ya sea con el aceite en frío o tras haberlo calentado un poco.

Este aceite nos permite además cuidar nuestro cabello, lo fortalece y evita su caída.
Utilizado como base, sirve para hacer cremas y mascarillas caseras. Por su gran poder de penetración es un vehículo para otros componentes, se absorbe rápidamente y no deja residuos en la piel. Resulta ideal como aceite de masaje.

En definitiva, el aceite de pepita de uva puede usarse como ingrediente emoliente, protector y antienvejecimiento, y como base aumentando la penetración de activos beneficiosos para la salud cutánea. Se trata de un aceite con amplias propiedades regeneradoras que hidrata y devuelve la elasticidad a nuestra piel, ayudando a activar la producción de colágeno y elastina.

ACEITE DE PEPITA DE UVA: VER EN TIENDA

todocremas.com

Deja un comentario